Madera : una fuente de calefacción de carbono neutral

Cuando se utilizas combustible como el petróleo, el gas o el carbón, el carbono que estos contienen se oxida y se transforma en dióxido de carbono (CO2 ). En consecuencia, la combustión de estos combustibles fósiles libera el carbono, lo que implica un aumento de la concentración atmosférica de CO2 , el principal gas del efecto invernadero (GEI). En comparación, la combustión de la leña se considera como neutra o neutral en términos de emisiones de dióxido de carbono, ya que los árboles absorben el CO2 durante su crecimiento mediante el proceso de captura del carbono: la fotosíntesis. Aproximadamente una tonelada de carbono es capturado por cada m3 de leña. Cuando los árboles mueren y se descomponen en el bosque, emiten la misma cantidad de carbono como si fueran quemados en el proceso de calefacción. Cuando usamos la leña de forma responsable, como en el caso de la calefacción de las viviendas, lo hacemos siguiendo el ciclo natural del carbono en el cual el CO2 va a la atmósfera, a los bosques, y viceversa. Por lo tanto, cuando quemamos leña como fuente de energía para sustituir los combustibles fósiles, lo que resulta es una neta reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. De esta manera, la leña utilizada para la calefacción residencial es un excelente ejemplo de desarrollo sostenible dado que proviene de bosques cerca de los hogares y es cultivada por propietarios de tierras para los que la salud de los bosques se mantiene a través de la tala selectiva de árboles viejos y la recolección de madera muerta. La eliminación de estos árboles enfermos o muertos da lugar para que los árboles sanos crezcan más rápido. Esto por lo tanto le da un valor agregado al bosque, además de ayudar al medio ambiente.
De otro lado, la combustión de la leña produce también partículas finas llamadas PM2.5 cuyo tamaño es 30 veces más pequeño que el de un cabello humano. Estas partículas  pueden agravar enfermedades pulmonares o del corazón y que al igual se han relacionado con ciertos problemas de salud como el asma. Otras fuentes de estas partículas PM2.5 por combustión involucran los automóviles, camiones pesados y varios procesos industriales. En comparación con las estufas a leña y chimeneas convencionales, la nueva generación de aparatos à leña queman una gran cantidad de estas partículas PM2.5 produciendo a su vez casi ningún humo visible. Estos nuevos aparatos cumplen con los límites de emisión establecidos por la Agencia Americana para la Protección del Medio Ambiente (EPA) y la norma canadiense CSA B415.1-10. Por ejemplo, en la actualidad los límites de emisiones de partículas de la norma EPA es de hasta un máximo de 4,5 gramos por hora. En comparación, las estufas de leña convencionales emiten en promedio 40 gramos de partículas por hora. Varios países, provincias y municipios han adoptado leyes que prohíben la venta de aparatos que no se ajustan a los últimos estándares de emisiones de partículas. Esto es particularmente cierto en los Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda y varios países miembros de la comunidad europea. En Canadá, las provincias de Columbia Británica, Nueva Escocia, Québec y Terranova han regulado también la venta de aparatos de calefacción à leña.
La leña, al quemarse en un aparato cuyo desempeño fue certificado según las normas EPA o CSA B415.1-10, emite hasta 80% menos partículas que un aparato convencional. Por lo tanto, la leña quemada en estos aparatos es considerada una fuente de energía alternativa limpia y renovable. Por otra parte, el consumo de leña se puede reducir hasta en un 30% cuando se utilizan sistemas de combustión à leña desarrollados con esta nueva tecnología. Esto se debe a que las estufas a leña  y las chimeneas certificadas EPA o CSA B415.1-10 tienen una eficiencia mayor que va de 60% al 80%, comparada con el 40% o 60% de los aparatos convencionales. Por su parte, los aparatos de pellets de madera tienen a su vez las tasas más bajas de emisiones de partículas de todos los aparatos a combustibles sólidos. Adicionalmente, la producción de pellets de madera es una manera de convertir toneladas de residuos y otros recursos renovables en energía útil que de otro modo se encontrarían en los basureros.
Todos los aparatos à leña Drolet tienen una entrada de aire secundario. De este modo, la corriente de aire caliente, que fluye a través de los tubos perforados situados bajo el deflector de la cámara de combustión, permiten una combustión más completa de las partículas antes de que los gases de combustión sean liberados en la atmósfera. De esta manera usted quema menos leña al mismo tiempo que ayuda al medio ambiente.

Para obtener más información sobre este tema

 
Hearth, Patio, & Barbecue Association (HPBA) es una asociación comercial internacional que representa y promueve los intereses de las empresas que participan en la industria de productos de hogar en América del Norte.

www.hpbacanada.com

HPBAC es la filial canadiense de HPBA (ver link arriba).

 
Este sitio ofrece varios consejos prácticos sobre como de calentar su aparato à leña de manera eficiente, en conformidad con las normas de seguridad canadienses.

 
Este completo sitio en Inglés solamente, trata todos los aspectos de la madera residenciales, que van desde el asesoramiento técnico sobre los aspectos ambientales.

Esta sección del sitio web de la EPA (Inglés solamente) ofrece mucha información sobre las estufas a leña EPA, la instalación y uso efectivo.

 
El sitio del Pellet Fuel Institute tiene como objetivo educar a los consumidores sobre los beneficios de la utilización de pellets de leña como combustible para la calefacción residencial y comercial.

 
El sitio de Wood Energy Technology Transfer Inc. (WETT Inc.) Promueve el uso seguro y eficaz de los sistemas de calefacción à leña en Canadá a través de la educación y la formación profesional.

Enregistrer

Enregistrer

Saber más sobre nuestros productos